Flamenco del Caribe

Flamenco del Caribe

Flamenco del Caribe

Phoenicopterus ruber

También llamado flamenco rojo, flamenco rosado y flamenco americano, es la única especie de flamenco nativa de Norteamérica. El nombre “flamenco del Caribe” es un tanto inexacto, pues puede encontrársele en zonas que no pertenecen a la región caribeña.

Era considerado dentro de la misma especie del flamenco común, pero hoy se sabe que son especies distintas.

Orden: Phoenicopteriformes
Familia: Phoenicopteridae
Género: Phoenicopterus

Descripción

Un individuo adulto típico mide de 1.20 a 1.45 metros de altura, de la que la mayor parte es representada por sus largas patas rosadas con dedos palmeados. Los machos son ligeramente más grandes que las hembras (hasta en un 20 por ciento); ellos pesan en promedio 2.8 kilos, mientras que ellas registran un promedio de 2.2 kilogramos de peso. El cuello es notablemente largo, y la cabeza es pequeña. El pico es curvo y más grueso en el segmento inferior; dentro cuenta con diminutas placas de queratina con unos pelillos, que conforman toda una estructura empleada para filtrar alimento.

El plumaje es color rosado o casi rojo carmesí, de un tono intenso. El cambio de color se vislumbra cuando extienden sus alas al volar, puesto que las plumas primarias y secundarias, en los bordes y parte de la superficie inferior de cada ala, son negras.

Distribución y hábitat

Los flamencos del Caribe se distribuyen naturalmente a lo largo de la costa de la Península de Yucatán en México, en la costa norte de Sudamérica, en varias islas del mar Caribe y en menor grado, en la costa de Florida en Estados Unidos. Existe una población muy pequeña en las islas Galápagos. Está presente en Brasil, Colombia, Venezuela, República Dominicana, Haití y Guayana Francesa, entre otros países.

Habita mayormente lagunas costeras y salinas, marismas, cuerpos de agua salobre poco profundos y estuarios.

Información sobre el flamenco del Caribe

Flamenco del Caribe – Phoenicopterus ruber

Alimentación

En ocasiones ingiere lodo para aprovecharse de los organismos microscópicos.

Su dieta no difiere mucho de la de sus parientes que viven al otro lado del océano, pues incluye pequeños crustáceos, moluscos, gusanos, insectos, algas y diatomeas. En ocasiones ingiere el lodo para aprovecharse de los organismos microscópicos, tales como bacterias y protozoos.

En lugar de capturar su alimento y sacar el pico para comérselo, por lo regular el flamenco del Caribe lo filtra y traga mientras su cabeza está casi totalmente sumergida en el agua. El agua dulce es obtenida gracias a la lluvia o a cuerpos de agua dulce, aunque no siempre tienen disponibilidad a estos.

Comportamiento

Manifiesta un comportamiento social. Las colonias de flamencos del Caribe están compuestas por decenas o miles de miembros. No son territoriales y no suelen demostrar agresividad entre sí, pero en caso de sentirse amenazados intentan propinar picotazos en la cabeza del oponente, perseguirlo y emitir vocalizaciones mientras estiran el cuello.

Si bien no son animales migratorios, tienden a desplazarse a través de cientos de kilómetros durante varios períodos del año, según la disponibilidad de alimentos. Algunos se mueven a otras zonas durante su época de reproducción, pero aquellos que viven en las Galápagos no viajan a otros lugares.

Información sobre el flamenco rojo.

Flamencos americanos en cautiverio.

Reproducción

Los hábitos reproductivos de Phoenicopterus ruber son similares a los de las demás especies de flamencos. Alcanzan la madurez sexual  a los 2-6 años, pero las hembras suelen tener su primera cría alrededor o después de los 6 años de edad. La temporada de cría varía entre las diferentes poblaciones.

Los machos que buscan pareja realizan exhibiciones grupales para cortejar a las hembras, de modo que mueven sus cuellos o levantan sus alas de forma casi simultánea. Estas exhibiciones implican que todos o la mayoría de los miembros de la colonia esté en época reproductiva para que puedan aparearse al mismo tiempo.

Un solo huevo (en muy pocas ocasiones son 2) es colocado en un nido construido por el macho y la hembra. Es un montículo de barro de unos 30 centímetros de altura, que en la parte superior posee una oquedad no muy profunda. Los padres incuban el huevo durante 27-31 días. De 5 a 8 días posteriores a la eclosión, el polluelo deja el nido y se adhiere a “guarderías” en donde están otras crías; todos son cuidados por algunos adultos. A las 9-13 semanas de vida, los polluelos dejan las guarderías y comienzan a vivir por su cuenta.

Estado de conservación: Preocupación Menor.

Amenazas y conservación

El flamenco del Caribe está considerado una especie de “Preocupación Menor”, en tanto su población total es aún abundante y experimenta una tendencia a aumentar. Sin embargo, es vulnerable ante la pérdida de hábitat debido a la construcción de obras y el desarrollo urbano. Ciertas zonas y países en donde se encuentra la especie han desarrollado actividades de conservación e investigación, pero actualmente los esfuerzos para conservarla no son tan notorios en el ámbito internacional.