Flamenco de James

Flamenco de James

Flamenco de James

Phoenicoparrus jamesi

El flamenco de James, parina chica, chururu o flamenco andino chico, es una especie de ave que es entre los flamencos un animal raro, debido a que su población no es muy numerosa y la región en donde vive es pequeña.

Orden: Phoenicopteriformes
Familia: Phoenicopteridae
Género: Phoenicoparrus

Descripción

Esta ave posee unas patas y cuello largo, cabeza pequeña y un pico curvado hacia abajo. Los adultos miden unos 90-92 centímetros de longitud promedio, pesan unos 2 kilogramos y registran de 1 a 1.6 metros de envergadura o longitud entre ambas alas. Los machos pueden ser un poco más grandes que las hembras, pero en general, esta especie es más pequeña que el flamenco andino.

Aunque a simple vista es muy parecido a otras especies de flamencos, se diferencia de ellos por el pico, más amarillo en la base, y negro hacia la punta. Alrededor de los ojos muestra un color rojo que no destaca mucho en el plumaje rosado-blanco del resto del cuerpo. La cabeza y la base del cuello son más oscuras, pero muchas plumas de las alas son negras.

Habita en lagos salinos de blando sustrato, baja profundidad y alta alcalinidad.

Distribución y hábitat

Chile, Perú, Argentina y Bolivia son los países por donde el flamenco de James se mueve. Su rango geográfico se extiende desde el extremo sur peruano hasta el norte de Chile y Argentina a través del oeste boliviano. Vive en la región del altiplano andino y habita sobre todo lagos salinos de blando sustrato, baja profundidad y alta alcalinidad. Los lagos alcalinos son ricos en sales de sodio. En algunas zonas tropicales, los flamencos de James pueden prosperar en cuerpos de agua dulce.

Alimentación

Los lagos salinos les proporcionan abundancia de diatomeas, que constituyen uno de sus alimentos clave. Son algas unicelulares microscópicas y de estas sus preferidas son las de los géneros Navicula, Gyrosigma y Cymbella. El fitoplancton y las algas verdeazules completan su dieta.

El flamenco de James busca su alimento cerca del borde del agua y a lo largo de las orillas, pues en tales zonas encuentra mayor disponibilidad. Usa su pico curvo con la cabeza al revés para remover los sedimentos o capturar en el agua su comida y después filtrar el agua para que esta salga. Los microorganismos consumidos son más pequeños que los de otras especies de flamencos, pues las laminillas filtradoras de su pico están dispuestas de manera más apretada. Por lo regular, las diatomeas que se lleva al estómago miden de 20 a 60 micras de longitud.

Información sobre el flamenco de James.

Flamenco de James (Phoenicoparrus jamesi)

Comportamiento

Es una especie social, tiende a formar grupos muy grandes que ocasionalmente incluyen individuos de otras especies de flamencos. Se le considera un migrante estacional, pero lo más probable es que no se desplace a largas distancias. Se reproduce en elevaciones altas y durante el invierno acude a sitios más bajos, si bien algunos individuos permanecen en sus sitios habituales cuando el invierno no hace bajar la temperatura del agua.

Cuando migra, lo hace en bandadas grandes. Vuela a velocidades de hasta 60 kilómetros por hora. No es una especie territorial.

Reproducción

Es una especie monógama. Se aparea con un solo individuo hasta que uno de ellos muere.

Phoenicoparrus jamesi alcanza la madurez sexual en torno a los 3-4 años de edad, pero comienza a reproducirse hacia su sexto año. Es una especie monógama, por lo que se aparea con un solo individuo hasta que uno de ellos muere. Para cortejar a las hembras, los flamencos machos exhiben sus plumas de forma conjunta, todos al mismo tiempo, con la intención de llamar la atención de ellas. Cuando una hembra acepta a un macho, ambos copulan en el agua.

Los flamencos se reúnen en sitios de anidación en donde se colocan cientos de nidos al mismo tiempo. La hembra pone un solo huevo de unos 115 gramos de peso. Los padres se turnan para incubar el huevo durante 27-31 días, y durante la eclosión, ambos suelen ayudar al polluelo a salir del cascarón. Al principio, el pequeño tiene el pico casi recto, pero con el paso del tiempo adquiere la típica curva de los flamencos.  A los 3 meses de edad ya está facultado para vivir sin los cuidados parentales.

Amenazas y conservación

Estado de Conservación: “Casi Amenazada”

Es una especie “Casi Amenazada”, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, pues la población es menor que años atrás y se cree que en los próximos años disminuirá a un ritmo moderadamente rápido. Este estado de conservación es consecuencia de la pérdida y degradación de hábitat, la caza y recolección de huevos y, posiblemente, la reducción de los alimentos debido al cambio climático.

Existe un área protegida en donde prosperan los flamencos de James: la reserva nacional de fauna andina Eduardo Avaroa. Las colonias de cría son vigiladas para evitar su perturbación, y también se han producido programas de conservación nacionales e internacionales establecidos en todos los países de su rango de distribución.