Flamenco Chileno

Flamenco Chileno

Flamenco Chileno

Phoenicopterus chilensis

En Argentina se le conoce mejor como flamenco austral, pero se trata de la misma especie. Fue descrito por el naturalista chileno Juan Ignacio Molina en 1782, y aunque a veces se le confunde con el flamenco común, ambos son distintos.

Orden: Phoenicopteriformes
Familia: Phoenicopteridae
Género: Phoenicopterus

Descripción

Es un flamenco de típica cabeza pequeña, cuello largo y patas con tres dedos palmeados. Las hembras no llegan a alcanzar el tamaño de los machos, pero en general, un adulto mide de 80 a 145 centímetros de altura y pesa entre 2.5 y 3.5 kilogramos. Registra una envergadura de 127 a 153 centímetros, es decir, puede ser mayor que su propia altura.

El pico es negro en la segunda mitad, mientras que en la primera es blanco o rosado pálido. El plumaje es rosado, más intenso en las alas en donde se vislumbran, al extenderse, plumas negras. Los polluelos y los individuos jóvenes están cubiertos con plumas grises, pero hacia los 2 o 3 años adquieren el típico tono de la especie.

Distribución y hábitat

Esta especie tolera los entornos fríos de la región más austral de América.

Phoenicopterus chilensis es un flamenco que toma sus nombres con base en una zona de su distribución, pero su rango geográfico abarca otras. Se le encuentra en el centro de Perú, en Chile, Ecuador, Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay. Algunos pueden llegar hasta las islas Malvinas. Si bien los flamencos son aves asociadas a las regiones de clima tropical, subtropical o templado, esta especie tolera los entornos fríos de la región más austral de América.

Habita mayormente lagos salados, marismas costeras, estuarios y lagunas en zonas de hasta 4,500 metros sobre el nivel del mar. Los lagos en los que se encuentra suelen ser de baja profundidad y alta alcalinidad, y sus hábitats a menudo están rodeados de un paisaje árido o desértico.

Información sobre el flamenco chileno.

Flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis) / Autor de la imagen: Adrian Pingstone.

Alimentación

La dieta del flamenco chileno está basada en algas verdeazules, plancton, diatomeas e invertebrados variados que pueden ser crustáceos del género Artemia, moscas de salmuera y moluscos marinos del género Cerithium. Ocasionalmente consume larvas de insectos, gusanos y hasta semillas, pero estos son materiales que no forman parte de su dieta habitual, sino que solo se filtran entre sus alimentos.

Como no puede beber agua salada, se ve obligado a visitar cuerpos de agua dulce para hidratarse. A veces absorbe el agua de la lluvia a través de sus plumas.

Comportamiento

Las bandadas de flamencos constan de cientos o miles de individuos que vuelan en formación de V.

Como sus demás parientes, son aves muy sociales que anidan y se alimentan en grupos grandes llamados colonias. Las bandadas de flamencos constan de cientos o miles de individuos que vuelan en formación de V; se han encontrado algunas que contienen de 3,000 a 10,000.

Realizan la mayor parte de sus actividades sociales durante el día, así que se les considera animales diurnos. Pasan mucho tiempo acicalándose y arreglando sus plumas, puesto que en las regiones donde viven tienen que enfrentar un clima más frío que los flamencos del Caribe.

Características del flamenco chileno.

Bandada de flamencos chilenos. / Autor de la imagen: Cláudio Dias Timm de Rio Grande do Sul.

Reproducción

Phoenicopterus chilensis es una especie monógama, pero necesita cortejar, anidar y cuidar a sus polluelos en compañía de otros flamencos. La cría puede ocurrir en cualquier época del año, pero los individuos parecen preferir la primavera debido a la abundancia de recursos.

Cuando la madurez sexual llega, alrededor de los 6 años de edad, un flamenco puede comenzar a aparearse. El cortejo (proceso para atraer al sexo opuesto) sucede en grupos grandes. La multitud se reúne en un sitio específico y comienzan a ejecutar movimientos para lucir su cuerpo, sus plumas, sus colores. Para que la reproducción tenga éxito, es necesario que una colonia tenga al menos 15-18 individuos. Todos los demás se aparean para que la puesta de huevos suceda al mismo tiempo.

Una vez que una pareja ha construido su nido con lodo, la hembra pone un huevo y ambos se turnan para incubarlo durante 26-31 días. A los 5-8 días de vida, los polluelos se separan del nido y comienzan a vivir en “guarderías”, sitios en donde se instalan más polluelos.

Amenazas y conservación

Estado de Conservación: “Casi Amenazado”.

Aparece en la categoría “Casi Amenazado” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, y en el Apéndice II de la CITES. La población total está estimada en unos 300,000 flamencos, pero los expertos creen que durante las 3 próximas generaciones el número disminuirá a un ritmo moderadamente rápido.

El augurio sombrío parece deberse a la práctica de recolección de huevos que impide la recuperación de las poblaciones, la minería que altera su hábitat, la extracción de agua para el riego agrícola, la caza y otras amenazas. Aún se carece de proyectos de conservación específicos para ayudar a aumentar la población, por lo que en un futuro su conservación puede convertirse en un desafío.